Animales

Cistitis en gatos- Causas, síntomas y tratamiento

Pin
Send
Share
Send
Send


Uno de los problemas más comunes en gatos es la cistitis. Afecta tanto a machos como a hembras y puede llegar a agravarse bastante si no lo detectamos a tiempo. Os contamos cómo detectar los primeros síntomas y qué podemos hacer para prevenirla.

¿Qué es la cistitis idiopática felina?
También conocida como cistitis intersticial, se trata de una inflamación en la pared de la vejiga de los gatos. Su causas no están del todo determinadas, pero sí parecen existir una serie de factores que influyen en la aparición de esta enfermedad en los felinos.

Factores

El estrés es una de las principales causas del surgimiento de la cistitis en los gatos. Pero podemos decir que el estrés sería el desencadenante, no la causa que la provoca.

Puede deberse también a una infección provocada por parásitos, insectos o virus.

Las alteraciones idiopáticas, así es cómo se llaman cuando no están definidas totalmente las causas, pueden ser otro desencadenante de la aparición de la cistitis en estos animales.

Síntomas
Los signos de la cistitis idiopática duran entre 5-7 días, recurren con intervalos variables y en algunos gatos pueden persistir durante semanas o meses. Los
cuadros obstructivos se deben a la presencia de tapones uretrales compuestos por matriz proteica, células y cristales.

Al tratarse de la inflamación de la vejiga, hay dos signos que evidencian claramente esta enfermedad. Uno se llama polaquiuria y consiste en el aumento de la frecuencia de micción con pequeños volúmenes de orina. Por otro lado, está la disuria o micción con esfuerzo. Cuando el gato padece la cistitis, va más de lo normal a orinar y se queda más tiempo en cajón sanitario, ya que tiene la sensación de continuar con la eliminación.

Para detectarlos, debemos observar con frecuencia el comportamiento de nuestra mascota, de manera que podamos distinguir si sus hábitos son normales o actúa de forma diferente a la habitual.

Consejos para la prevención

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una enfermedad que provoca inflamación de la vejiga urinaria, por lo que es muy similar a la cistitis humana. Puede estar provocada por diferentes causas, pero las consecuencias son las mismas. Causa problemas a la hora de orinar, provoca dolor y puede poner muy nervioso al gato que la padece. Así mismo, acude al arenero una y otra vez pero apenas orina. Por todo ello, es importante acudir al veterinario en cuanto observemos los primeros síntomas.

La cistitis felina es una enfermedad común que con los cuidados adecuados se puede superar, pero si surgen complicaciones puede provocar grandes problemas. Si se produce una obstrucción de la uretra y no se trata, provocará la muerte del animal.

Causas de la cistitis en gatos

La cistitis en gatos puede estar causada por varios factores:

  • Infección bacteriana, vírica o parasitaria. Tu veterinario determinará mediante un análisis de orina el origen de la infección. Las infecciones bacterianas son las más habituales y serán tratadas con antibióticos.
  • Cáncer de vejiga. El cáncer de vejiga u otros tumores pueden provocar problemas urinarios que desemboquen en cistitis. Estarán presentes otros síntomas.
  • Obes >

    Síntomas de la cistitis en gatos

    Al principio puede ser difícil determinar los síntomas de la cistitis felina. Pero, a medida que avanza, nuestro gato mostrará de forma más evidente los indicios de esta enfermedad. Por eso es importante observar a tu gato en cuanto se comporte de manera extraña. Cuanto antes actuemos, mejor.

    Los síntomas de la cistitis más comunes en gatos son los siguientes:

    • Dolor al orinar: maúlla o muestra signos de dolor al internar orinar.
    • Se lame la zona genital más de lo habitual.
    • Polaquiuría: orina muchas veces pero pequeñas cantidades, a veces solo unas gotas.
    • Disuria: orina con esfuerzo.
    • Orina fuera del cajón.

    Si observas que tu gato no orina nada en absoluto puede tratarse de una obstrucción de la uretra. Se produce por la formación de cristales en la uretra, y suele ocurrir con más frecuencia en gatos machos. Cuando esto sucede, tu gato, aunque lo intente y haga esfuerzo, no consigue orinar nada. En estos casos debes acudir de inmediato a tu veterinario.

    Tratamiento para la cistitis felina

    En cuanto lleves a tu gato al veterinario, este le realizará un análisis de sangre y orina para determinar el origen de la cistitis.

    Si se trata de una infección bacteriana o vírica será tratada con antibióticos. Respeta la duración del tratamiento que aconseje el veterinario y no mediques a tu gato por tu cuenta. Es muy importante no dejar el tratamiento a medias, aunque nuestro gato ya se encuentre bien. Si la infección no se cura bien pueden producirse recaídas.

    Durante este periodo debes cuidar la alimentación de tu gato y mantenerlo hidratado hasta que se recupere.

    Prevención de la cistitis en gatos

    La higiene es fundamental para evitar problemas infecciosos como la cistitis felina. Debemos tener la caja de arena lo más limpia posible y observar cada vez que la cambies que las deposiciones y micciones son correctas. Por otro lado, el lugar en el que se encuentre el arenero debe estar aireado, accesible, con poca humedad y alejado de otros animales.

    Los gatos con cistitis pueden tener problemas con los areneros. Lo ideal para ellos es una bandeja amplia y preferiblemente abierta. Las cajas cerradas con puertas suelen ser más difíciles de limpiar y a algunos gatos no les gusta encerrarse para orinar. Tú mejor que nadie conoces a tu gato, así que elige la caja de arena que mejor se adapte a él y mantenla lo más limpia posible.

    La hidratación es igual de importante para evitar problemas urinarios. Siempre deben disponer de agua fresca y limpia a su disposición. Dejar a un gato largos periodos sin acceso a agua puede dañar sus riñones.

    Si tu gato sale al exterior y se queda fuera durante horas. Coloca un recipiente con agua en el exterior. Aunque los gatos buscan alternativas para beber, siempre es mejor que beban el agua limpia que nosotros le ponemos.

    Si deseas saber más sobre otras enfermedades que puedan afectar a tu gato, lee nuestro artículo Enfermedades más comunes de los gatos.

    Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Cistitis en gatos- Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades bacterianas.

    Hola Alfonso, te aconsejo que llames a tu veterinario siempre que tengas dudas sobre los síntomas que experimenta tu gato. Entiendo que hoy mismo tienes cita, espero que no sea grave.

    Hola, tengo un gato negro de 4 años aproximadamente, está esterilizado, hace una semanas he notado que tiene problemas para orinar, lo hemos estado llevando al veterinario pero sin mejoras permanentes.
    Hace unos 4 días lo ví muy desesperado, el piso estaba lleno de arena y el gato acostado sin moverse, lo llevamos urgente a un hospital veterinario, le pusieron una sonda y sacaron orina, me dijeron que tenía inflamación y retención de orina, así estuvo por dos días con sonda.
    La veterinaria nos comentó que no encontró ningún resto en su orina, dijo que era turbia pero sin sangre.
    También se le hizo la prueba de sida y leucemia y fue negativa. Se le hizo examen y tenía un poco de anemia, le estamos dando tratamiento, que es un desinflamante y antibiótico y una cápsula, me dijo que podría tener un parásito en la sangre que hace que tenga anemia.
    Pero no me han sabido decir porque tiene problemas al orinar.
    Hoy le hicimos un ecosonograma y al parecer no hay nada, la veterinaria me dijo que podría tener cistitis y una causa es el estrés, mi otro veterinario me dice que no es posible eso (que el estrés le provoque no orinar).
    Coincidentemente el problema lo notamos cuando trajimos a otro gato, (el cual lo tengo para darlo en adopción, soy casa puente), y nunca había pasado esta situación, ya que no es el primero que llevamos, ya van dos veterinarios que me dicen que podría ser a causa del estrés, por que se sienta invadido, y bueno, ahora dónde está el gato nuevo, es donde antes mi otro gato iba al arenero, ese arenero era solo de él pero tenía tiempo que usaba también el otro.

    Lo que me preocupa es que no se esté haciendo lo necesario para atenderlo, le cambiamos la arena y un arenero extra para él.
    Cuando le puse el arenero orino, después lo volvió a hacer, sus posturas eran con algo de esfuerzo y poca orina.

    Después se acostó dentro del arenero y lo saqué, después volvió a usarlo e hizo popo y orina, no sé si sea un signo de que en parte es el problema, no hemos dejado de medicarlo y su tratamiento tal cual.

    Ustedes tendrán alguna otra opinión y alguna recomendación.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send