Animales

Trucos para evitar que mi perro huela mal

Pin
Send
Share
Send
Send


Cuando convivimos con un perro tenemos que proporcionarle una serie de cuidados para que esté sano y sea feliz. Y eso, aunque puede no gustarnos demasiado, implica dejarle ser perro, es decir, dejarle que pase por los charcos, que se meta en la playa si lo desea, y que juegue con el barro.

Pero después de esos momentos de diversión a nuestro querido peludo no le quedará más remedio que pasar por la bañera. Y aún así, habrá algún can que todavía no desprenda buen olor. ¿Es el caso del tuyo? Descubre cómo evitar que mi perro huela mal.

Báñalo, pero no más de una vez al mes

Solemos pensar que, cuanto más lo bañemos, más limpio va a estar, pero esto no es así. Si lo bañamos con demasiada frecuencia, romperemos la capa protectora de la piel, de modo que dejaremos al perro desprotegido, lo cual puede ocasional mal olor.

Por lo tanto, es muy importante bañarlo una vez al mes, con un champú específico para perros. En caso de que se ensucie muy seguido, utiliza un champú en seco.

Dale comida de alta calidad

Para que un perro esté sano por dentro y por fuera es importante que se alimente con comida apropiada para él. Como es carnívoro, hay que darle piensos que no contengan cereales ni subproductos, como por ejemplo Acana, Orijen, Taste of the Wild, Applaws,…, o bien darle otro tipo de comida más natural como Dieta Yum, Summum, o Barf (ésta última con seguimiento de un nutricionista canino).

Siguiendo estos consejos, seguro que el pelo de nuestro perro no vuelve a oler mal 🙂 .

1. Cepilla regularmente a tu perro

El cepillado es una práctica necesaria en el aseo diario de los perros. No solo elimina el pelo muerto sino que además también nos ayuda a eliminar el polvo y la suciedad que pueda adherirse en la calle e incluso en el mismo hogar.

Es importante que identifiques el tipo de pelo de tu perro para que sepas con que frecuencia debes cepillarle. Y es que si dedicamos algo de tiempo a esta práctica evitaremos los enredos, las rastas y los nudos, puntos donde se acumula la suciedad. Descubre cuales son los diferentes tipos de cepillo según el pelo de tu perro para empezar cuanto antes.

Además de las ventajas que te hemos comentado cepillar a tu perro mejorará vuestro vínculo y hará que su pelo luzca más brillante y cuidado.

2. Baña a tu perro sólo cuando lo necesite

El baño de nuestra mascota es una rutina muy importante para mejorar el olor de los perros pero atención: no debemos bañarlos en exceso.

Eso se debe a que nuestras mascotas tienen una grasa natural en la piel que les protege y les aísla del entorno, al eliminar esta capa con demasiada frecuencia hacemos, inconscientemente, que nuestro perro huela aún peor. En lugar de bañarle, si se ha ensuciado poco, podemos utilizar toallitas para bebés centrándonos así en una zona concreta.

  • Los perros de pelo corto tendrán suficiente con un baño cada mes y medio.
  • Los perros de pelo largo repetirán ritual una vez al mes, aunque eso sí, deberemos aplicarles un acondicionador o suavizante específico para perros para evitar los nudos.
  • Los perros de pelo duro, como el Westy deberían bañarse cada dos o tres semanas.
  • Finalmente, los perros de pelo rizado se bañarán una vez cada 20 días.

Un truco muy útil y que te animamos a probar es añadir vinagre de manzana al champú habitual de tu perro, harás que este huela mucho mejor y durante más tiempo. La mezcla debería ser un 50% de champú y un 50% de vinagre de manzana. Y los beneficios no acaban aquí, aplicar este producto totalmente natural hará que el pelo luzca más brillante y sano.

3. Seca y perfuma

Debes saber que un mal secado también produce malos olores. Con la toalla no secamos al completo a nuestra mascota pero por otro lado con el secador humano le asustamos. ¿Qué debemos hacer? En el mercado encontrarás secadores para perros, unas herramientas silenciosas y muy útiles que utilizan los profesionales.

Además y para mejorar el olor de tu perro puedes crear un perfume caserototalmente natural y rápido en tu propia casa:

  1. Hazte con un bote de plástico spray nuevo
  2. Utiliza una base de agua destilada
  3. Añade una cucharada de aceite de almendras
  4. Añade una cucharada de glicerina
  5. Finalmente dale un toque personal y introduce el jugo de 1/2 de limón o de naranja

De esta forma tendrás un perfume único y que no irritará la piel de tu mascota. Introduce todos los ingredientes en el bote de plástico spray nuevo, agítalo y ¡listo!

No te olvides que después del baño es fundamental añadir una pipeta al pelaje de tu perro para prevenir la aparición de pulgas, garrapatas y picaduras de mosquitos.

4. Boca y oídos

Tanto la boca como los oídos son zonas que producen mal olor, por ese motivo es fundamental que mantengamos una higiene correcta y constante de estas partes del cuerpo de nuestro perro.

Para empezar prestaremos atención a los oídos, una parte sensible y delicada. Si no sabemos cómo limpiar las orejas a nuestra mascota podemos acudir a nuestro veterinario para que nos haga una demostración práctica.

  1. Hazte con una gasa limpia y nueva (estéril) en cualquier farmacia.
  2. Cubre tu dedo con la gasa e introdúcelo en el conducto auditivo del perro, es muy importante que no fuerces la entrada ni apliques demasiada presión.
  3. Mueve el dedo lentamente y de forma circular.
  4. Una vez acabes con una oreja cambia la gasa y utiliza una nueva para el otro oído.

Acabaremos el proceso de higiene con la boca, una parte especialmente maloliente. Y es que la mayoría de los perros no siguen un ritual de higiene, lo que hace que acumulen sarro en exceso. Para limpiarle los dientes a tu perro bastará con adquirir una pasta dental específica para perros y utilizar tu dedo o un cepillo para frotarlos. Sigue esta rutina una vez al día.

Además y para mejorar el mal aliento recuerda que es mejor ofrecerle pienso seco antes que dietas húmedas así como adquirir gominolas anti-sarro.

5. Eliminar el mal olor de mi perro en el hogar

Si realmente quieres eliminar todo rastro de mal olor es muy importante que mantengas una limpieza estricta y regular en el hogar. Así pues deberás prestar atención a los rincones donde se pueda acumular el pelo y utilizar detergentes que desinfecten a fondo para mejorar la calidad del entorno de tu mascota. También te recomendamos utilizar ambientadores neutros.

Algo básico y súper importante es que limpies con frecuencia los elementos de tu perro como la cama, la ropa de tu mascota, los juguetes y otros objetos.

Combina la limpieza con la educación de tu mascota premiándole cada vez que siga un comportamiento higiénico y limpio. No le permitas que suba a sofás o sillones, zonas en las que no podemos limpiar tan frecuentemente, y felicítale siempre que se encuentre en su cama. Recuerda que el refuerzo positivo es la mejor arma de educación.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trucos para evitar que mi perro huela mal, te recomendamos que entres en nuestra sección de Consejos de belleza.

La limpieza dentro de sus orejas

Debes tener en cuenta que los oídos son un punto muy delicado, por lo que hay que realizar la limpieza con cuidado:

  1. Primero debes conseguir una gasa estéril. Puedes encontrarlas en cualquier farmacia.
  2. Recubre tu dedo con la gasa. A continuación introdúcelo en el conducto auditivo del can con mucho cuidado y sin aplicar presión.
  3. Gira el dedo muy lentamente para intentar limpiar las paredes internas del oído.
  4. Repite la operación con una gasa nueva en el otro lado.

Otro punto crítico es su hocico, ya que los canes utilizan esta parte de su cuerpo para explorar su entorno.

Una boca con aliento fresco

La boca es una parte especialmente maloliente. Cuando los dientes del perro no se cepillan, el sarro se acumula y hace que emane un olor desagradable. Por suerte, hay varias formas de evitar ese mal aliento.

Lo más fácil es comprar alguna pasta dental específica para canes o crear una casera con bicarbonato y perejil. Para limpiar sus dientes puedes utilizar un cepillo que ya no uses o hacerlo con tus propios dedos.

Sea como sea, no olvides establecer una rutina diaria o semanal. Esto te servirá tanto para el aseo de su boca como a la hora de alisar su pelaje.

Un cepillado regular alejará los malos olores

Un correcto cepillado es fundamental para el aseo canino. Esto elimina el pelo muerto y ayuda a deshacerse del polvo y de la suciedad que pueda acumular tras un paseo o un día ajetreado. Además de limpiarlo podrás deshacerte de enredos y nudos, los lugares donde más se acumula la suciedad. Pero, por encima de todo, el ritual del cepillado reforzará la relación entre tú y tu compañero peludo.

No obstante, antes de establecer esta rutina es importante que sepas qué tipo de pelaje tiene tu perro y consultes cuál es el tipo de cepillo más adecuado para su raza. También debes tener cuidado a la hora del baño, pues si te excedes puede ser contraproducente.

Evita bañarlo en exceso

Los baños son necesarios para mantener a tu peludo aseado, pero ten cuidado, ya que no es bueno pasarse. Los canes poseen una grasa natural en la piel que les protege del entorno. Si los bañamos con demasiada frecuencia conseguiremos un efecto inverso al deseado y comenzará a oler peor.

En caso de que se haya ensuciado en alguna zona concreta de su cuerpo, podemos echar mano de un paño mojado. Pero ahora te preguntarás: ¿y entonces cómo sé cada cuanto debo bañar a mi perro por completo?

¿Con qué frecuencia es aconsejable bañar a un perro?

El tiempo que debemos dejar pasar entre baño y baño dependerá del tipo de pelaje del can. Por lo general:

  • En perros de pelo corto: es suficiente con darles un baño cada mes y medio.
  • Si es un perro de pelo largo: lo ideal es bañarle una vez al mes. En estos casos es recomendable utilizar un acondicionador o suavizante específico para canes, con el fin de evitar enredos.
  • Perros de pelo duro: lo mejor es asearlos cada dos o tres semanas.
  • Perros de pelo rizado: la frecuencia de baño de estos peludos es de una vez cada 20 días.

Cuando los higienices ten en cuenta que, si añades vinagre de manzana al champú que utilizan habitualmente, su buen aroma se mantendrá por más tiempo.

Seca y perfuma para evitar que tu perro huela mal

Un secado incorrecto también puede provocar malos olores, por lo que es importante que no descuides esta última parte del aseo. Muchas veces una toalla normal no termina de secar al can por completo y, si intentamos utilizar un secador humano, pueden asustarse. ¿La solución? Adquirir un secador profesional para perros. Son herramientas silenciosas que te serán de gran ayuda a la hora del baño. Una vez el peludo esté seco, lo siguiente es aplicarle un perfume casero con ingredientes totalmente naturales.

Crea un agradable perfume cítrico para tu peludo

Puedes hacer este perfume tú mismo con elementos que seguramente tienes en casa. Solo sigue estos pasos:

  1. Consigue un bote con spray.
  2. Agrega una base de agua destilada.
  3. Añade una cucharada de aceite de almendras.
  4. Súmale una cucharada de glicerina.
  5. Para un agradable aroma a cítrico, finaliza con el jugo de ½ limón o de una naranja.

Ahora solo necesitas agitar la mezcla para que se junten todos los ingredientes y ya puedes utilizar este perfume, que no irritará la piel de tu perro.

¿Y si deja algún rastro de mal olor en casa?

Una vez que has dejado a tu peludo oliendo a limones, es hora de eliminar cualquier aroma desagradable que se haya instalado en el hogar. Céntrate en los rincones donde suele acumularse el pelo y en los elementos del entorno más cercano del can, como su cama, su ropa y los juguetes que utiliza. A la hora de aromatizar, lo mejor es un ambientador neutro.

Pese a todo, debes tener en cuenta que la educación es tan importante como la limpieza. A través del refuerzo positivo lograrás que su comportamiento sea el adecuado. Prémialo o dedícale palabras de aliento cada vez que te obedezca y no se suba a los sofás o a los sillones.

Y bien, cuéntanos cuál es tu experiencia: ¿alguna vez has tenido que soportar los malos olores de tu compañero de aventuras? ¿Cómo sueles asearlo y con qué frecuencia?

Conseguir que tu perro huela bien: ¿Cuestión de higiene o cuestión de salud?

Pues puede ser por una de ellas o por ambas. Cuando hablamos de salud, me refiero al estado de su boca, oídos, ano y hasta su alimentación:

  • Cuida el mal aliento. Ese olor a bacalao que invade las bocas de nuestros peludos es difícil evitar pero podemos tomar medidas para reducirlo. Aunque no encontremos tiempo, limpiar al menos 3 veces a la semana los dientes de nuestro perro con un cepillo especial para perros es importante. Además, ofrecerle snacks o chuches que ayuden a reducir la placa de sarro puede ayudar también a evitar el mal aliento. Cuando observes que el sarro ya está invadiendo sus dientes, puedes consultar con el veterinario la posibilidad de hacer una limpieza bucal. Uma ya se ha hecho una y ahora tiene los dientes y el aliento que son gloria.
  • Revisa sus oídos. Los oídos siempre deben oler bien, y la mayoría de los malos olores se concentran ahí debido a la proliferación de bacterias en esa zona. Mantener los oídos limpios y secarlos concienzudamente tras los baños evitarán que se desarrollen microorganismos que provoquen mal olor.
  • ¿El ano? Sí, y no me refiero a que se limpie el culete por fuera. Resulta que nuestros perros tienen unas glándulas anales en la entrada del ano que son las encargadas de segregar un líquido que contiene información valiosa que solo pueden descifrar nuestros perros con el olfato (de ahí que les guste tanto olerse el trasero, es que están leyendo la cartilla del contrario). Pero, a veces, ese liquido se vuelve más denso y no solo es que huela mal, sino que puede ser perjudicial y muy doloroso para nuestros peludos. Si observas que tu perro arrastra el culete por el suelo y se lame esa zona, no hay duda: ve al veterinario y coméntale. En menos de 5 minutos limpiará sus glándulas y estará como nuevo (y oliendo bien).
  • ¿Sabías que la alimentación es la gran causante del buen o mal olor del perro? Si ves que bañas a tu perro y por mucho que lo bañes sigue teniendo un olor fuerte, no hay duda: debes cambiarle la alimentación. Apuesta por alimento de calidad, libre de cereales y conservantes químicos. Aquí te dejo una lista de piensos naturales sin cereales.

Cuando hablamos de higiene, nos referimos a la importancia de mantener a nuestro perro aseado.

  • Baña a tu perro al menos una vez al mes, siempre y cuando, sea un perro que apenas sale de casa más que para hacer sus cositas. Uma, por ejemplo, como es una perra que cada semana va a la playa pues no me queda otra que bañarla cada semana para eliminar los restos de arena y de olor a alga.
  • Utiliza un champú específico para perros. Algunas personas utilizan champú para humanos para bañar a su perro. Como el Ph de la piel es diferente, lo que conseguimos es alterar su Ph, pudiendo crear además de dermatitis, un fuerte olor a perro, que justo es lo que queremos evitar.
  • Tras el baño, seca a tu perro completamente. Esto es importante, porque si el pelo se queda húmedo, olerá peor que antes de meterlo en la bañera.
  • Cepilla a tu perro día sí y día también. Porque al cepillarlo eliminarás pelos, células muertas, suciedad del ambiente, etc. que muchas veces son las causantes del fuerte olor del perro.
  • Puedes perfumar a tu perro si quieres (siempre con perfumes para perros), aunque no es recomendable. Recuerda que tiene el olfato muy fino y si le molesta el olor a perfume puede que cuando salga de casa se restriegue en la primera cosa apestosa que se encuentre. Un truco que empleo yo cuando la llevo a algún sitio es espolvorear con un poco de talco el pelo.
  • Mantén a tu perro desparasitado. Sobra decir que mantener al día a tu perro sin parásitos es crucial para evitar problemas en la piel que den como resultado un mal olor del perro. A lo largo de la vida del perro un tratamiento de prevención de parásitos es fundamental, por salud y por higiene.

Como ves, puede ser mucha información pero todo se reduce a lo mismo: seguir estos sencillos tips pueden ayudar a que tu perro huela de maravilla, como pasa con Uma. Que te la comerías directamente de lo bien que huele.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Video: 5 TRUCOS PARA EVITAR QUE MI PERRO HUELA MAL (Octubre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send