Animales

Cada cuánto desparasitar a mi gato

Pin
Send
Share
Send
Send


Dentro de los cuidados de nuestros gatos se encuentra el calendario de vacunación y las desparasitaciones anuales. Muchas veces recordamos las primeras pero los parásitos quedan en el olvido fácilmente. La desparasitación sirve para eliminar del sistema digestivo o del pelaje de nuestro animal los diferentes huéspedes indeseables que tratan de colonizarlo.

En este artículo de ExpertoAnimal intentaremos poner fin a una duda muy común en los propietarios que se trata de ¿Cada cuánto debo desparasitar a mi gato?

Sigue leyendo y descubre nuestros consejos y propuestas, una lección importante que no debes olvidar:

¿Es importante desparasitar a mi gato?

Los gatos son animales muy limpios, pero frente a los parásitos nadie se salva. Debemos protegerlos tanto interna como externamente. Nunca se recomienda esperar a que tenga parásitos para comenzar con el tratamiento. Siempre es preferible prevenir que curar, así que. ¡Manos a la obra!

Primero debemos recordar que hay parásitos internos como gusanos intestinales y parásitos externos como pulgas y garrapatas. Recordemos observar bien a nuestro animal diariamente y, ante la duda, acudamos al veterinario para su diagnóstico. Es importante seguir de cerca las recomendaciones del médico y respetar el calendario que nos recomienda.

Desparasitación de gatos cachorros

A partir de las 6 semanas de vida, nuestro pequeño minino ya está en condiciones de ser desparasitado. Hay calendarios que indican que debemos hacer 3 tomas hasta cumplir los 3 meses de vida, por lo que lo espaciamos en 1 toma cada 2 semanas.

Normalmente para facilitar el proceso se eligen productos en gotas. Los cachorros son muy vulnerables a los parásitos internos en esta etapa de su vida, pudiendo causarles graves problemas de salud. Pero esto queda a criterio del veterinario según la procedencia de nuestro animal y que exposición tenga a estos pequeños huéspedes ocasionales.

A nivel externo, para cubrirlo de los ataques de pulgas y garrapatas, que son los que más inquietan a nuestro pequeño encontramos varios productos:

  • Pipetas: ideales para los que tienen acceso al exterior como terrazas o jardines y podemos aplicarlas hasta 1 vez por mes (según indicaciones de cada producto).
  • Sprays: son más económicos pero menos efectivos y con riesgos a que lo ingiera y causarle daños internos innecesarios. También pueden aparecer alergias cutáneas nasales.
  • Collares: son eficaces para gatos de interior pero debemos acostumbrarlo de pequeño para que no le genere molestias en su cuerpo.

Existen también remedios caseros para parásitos intestinales en gatos que pueden ser útiles en caso de emergencia.

Desparasitación de gatos adultos

Como dijimos en el apartado anterior, hasta los 3 meses de vida ya estará protegido nuestro pequeño gatito, después debemos seguir con el calendario de su etapa adulta.

Lo común es que en la consulta veterinaria te encuentres con propietarios que creen que como su gato no sale de casa, y vive solo, no esta expuesto a estos fenómenos. Pero esto no es correcto, nosotros podemos ser portadores de parásitos que afecten a nuestro animal. Por lo tanto, debemos seguir con el calendario propuesto por el veterinario.

  • Se recomienda internamente,mínimo 2 desparasitaciones anuales, mediante gotas o pastillas. Según recomendación del veterinario.
  • En el caso de los parásitos externos, las pulgas son las más comunes y las garrapatas en animales que son de exterior. Pero los productos recomendados son los mismos citados anteriormente (collares, pipetas y spray) y la repetición será acorde con cada producto eleg >

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cada cuánto debo desparasitar a mi gato?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Desparasitación.

Parásitos externos

Los parásitos externos como las pulgas o las garrapatas son, sin ninguna duda, los que más perturban la tranquilidad de nuestros amigos, y también la de sus cuidadores. Para prevenirlas y/o ponerles remedio, se usan las pipetas, los sprays o los collares.

  • Pipetas: son las más fáciles de aplicar, ya que es sólo una dosis por mes y al animal no le suele asustar. Este tipo de tratamiento es el más adecuado para aquellos que salen al exterior.
  • Sprays: son económicos, sobretodo si tenemos sólo un gato. El inconveniente es que, al momento de asearse, podría tragar líqu >Parásitos internos

Por lo general, se recomienda darles una pastilla antiparasitaria por vía oral cada tres meses, sobretodo para mantener su sistema digestivo libre de parásitos que podrían ocasionarle problemas de salud como diarreas o pérdida de peso por disminución de apetito.

Me gustaría terminar este artículo mencionando también a los antiparasitarios naturales, como los collares o pipetas con citronela. No tienen ningún efecto secundario, y son ideales para aquellos gatos que han sufrido alguna reacción alérgica a los componentes químicos de los antiparasitarios que puedes encontrar en tiendas de animales. Si se opta por usar este tipo de productos, la dosis será la que indique el fabricante, pero suele ser una pipeta cada 15 días, o un collar por mes.

¡Y dale la re-bienvenida a la tranquilidad felina! 😉

¿Qué son los parásitos?

Un parásito es un organismo que obtiene su alimentación a través de otro ser vivo de distinta especie, ya sea viviendo en su interior o sobre su superficie.

Así pues, hay que distinguir entre dos tipos de parásitos que pueden tener los gatos:

    Parásitos externos. También conoc >¿Los parásitos son malos para los gatos?

Tanto los parásitos internos como los externos pueden llegar a causar daño en el gato.

Otros parásitos externos como la sarna o las garrapatas pueden llegar a ser muy dañinos para los gatos.

En el caso de los parásitos internos, son un problema común que afecta a casi todos los gatos en algún momento de su vida. De hecho, muchos gatitos pueden tener gusanos intestinales antes de nacer o en los primeros meses de vida.

Afortunadamente la mayoría de parásitos pueden evitarse con ciertos tratamientos preventivos, o al menos evitar que se proliferen en exceso.

¿Por qué tu gato puede tener parásitos?

Como hemos comentado, los parásitos son muy comunes. Un gato puede tener parásitos externos porque estos organismos son parte del medio ambiente, y “aprovecharán” cualquier oportunidad para unirse a un anfitrión cómodo, como puede ser un tranquilo minino.

No es algo que se pueda evitar, pero sí se puede tener cuidado de vigilar que las zonas en las que viva el gato estén libres de pulgas o garrapatas. Esto es más sencillo si el gato solo vive en casa, pero mucho más complejo cuando tiene acceso al exterior, y muchísimo más común en gatos asilvestrados.

Los parásitos internos tienen numerosas formas de infectar al minino. Además de lo comentado anteriormente, muchos gusanos intestinales se contraen cuando el minino come larvas infectadas (a través de alimentos infectados o a través de un ratón, por ejemplo). Pero también pueden entrar en el cuerpo a través de la piel, la parte inferior de sus pies y por contacto directo con fluidos corporales infectados.

¿Qué es la desparasitación?

Desparasitar es un proceso imprescindible para eliminar cualquier tipo de parásito del gato, tanto a nivel interno como externo.

La desparasitación es muy importante, ya que es la forma más eficaz de evitar posibles complicaciones de salud para el gato. Además, cabe tener en cuenta que algunos parásitos pueden ser contagiosos tanto a otros animales como a personas.

Uno de los parásitos más conocidos que puede pasar de gatos a personas es el causante de la toxoplasmosis, pero es importante que leas este artículo para saber que el contagio de un gato a una embarazada es muy infrecuente.

¿Cómo desparasitar al gato?

No existe un solo método para la desparasitación, por lo que deberías escoger el más adecuado, y para ello la recomendación de tu veterinario de confianza será crucial.

Los métodos de desparasitación externa más comunes son:

  • Pipetas: se administran en la parte trasera del cuello del minino para que no alcance a lamerse. Solo con poner el líqu />administra por vía oral y suelen actuar en la sangre, ya sea haciendo que la pulga muera al alimentarse de la sangre con producto, y/o que sus heces “se contaminen” para que mueran las larvas antes de nacer. Las pastillas antipulgas suelen usarse para casos específicos en los que se necesita un efecto rápido o, sobre todo, para gatas embarazadas o lactantes, o gatitos muy pequeños.
  • Sprays: se aplican mediante pulverización en todo el cuerpo del gato y no pasa nada si se lame. En cuanto a eficacia, es parecido a las pastillas, ya que elimina las pulgas de forma inmediata, pero su efecto dura unas 2-4 semanas. También se suele usar para gatitos, gatas embarazadas o gatas lactantes. Puede ser un método a tener en cuenta para algo rápido, especialmente en gatos a los que no es fácil administrar pastillas.
  • Champús especiales: se aplican en el baño del gato y, si son de buena calidad, pueden ayudar a eliminar las pulgas pero no son eficaces como tratamiento preventivo, así que normalmente no se usan solos. Suelen tener un precio bastante elevado.
  • Collares antiparasitarios: son collares que evitan que las pulgas se adhieran al pelaje del gato pero no son eficaces para eliminarlas ni duran mucho tiempo. Para que el collar sea efectivo es importante que sea bueno, y que contenga piriproxifen o metropeno, pero si el gato no está acostumbrado a usar collar será difícil que lo tolere.

Los métodos de desparasitación interna no actúan como preventivos, sino que eliminan los parásitos ya existentes, así que su administración suele ser más regular. Los más habituales son:

  • Pastillas o comprimidos: se administran sin disolver y suele ser el método más utilizado.
  • Orales líquidos: pastas líquidas que se administran vía oral, sin aguja y directamente en la boca.
  • Pipetas: se aplican en la parte trasera del cuello del minino, y existen marcas que actúan tanto para parásitos internos como externos.
  • Inyecciones: las aplica el veterinario, pero no suele ser un método muy común.

También existen métodos naturales que no requieran de medicación, hablaremos de ellos en otro artículo.

Como ves, existen formas muy diversas con distintas funcionalidades. A simple vista parece que lo más común y eficaz es el uso de pipetas para desparasitación externa y las pastillas para desparasitación interna, pero será el veterinario quien deba determinar cuál es el método óptimo para tu gato.

¿Desde cuándo y cada cuánto hay que desparasitar?

El control de parásitos se empieza desde que el minino es un cachorro, normalmente sobre las 6-8 semanas de vida, a no ser que se haya tenido que hacer antes por haber detectado que ya tiene parásitos. Y se suele recomendar que, hasta que el gato cumpla 3 meses, se desparasite cada 2 semanas aproximadamente. Ahora bien, el veterinario será el que te dirá cuándo empezar y cada cuánto.

Respecto a la frecuencia en la que desparasitar a un gato a partir de los 3 meses: el lugar en el que viva, el tipo de vida y su edad determinarán cada cuánto hay que desparasitarlo.

La recomendación más generalizada es que se desparasite cada 3 meses, porque es lo que suele tardar un parásito en hacerse gusano.

Ahora bien, no tiene el mismo riesgo de contraer parásitos un gato doméstico que no tiene contacto con otros animales que un gato que tiene acceso al exterior, por ejemplo. Si bien un gato doméstico no está exento de contraer parásitos (a través del contacto con otros animales, alimentos, que nosotros mismos los traigamos en los zapatos, etc.) el riesgo es menor. En esos casos también hay veterinarios que aconsejan que la desparasitación se haga cada 6 meses.

Cómo saber si un gato tiene parásitos

Los veterinarios suelen revisar la existencia de parásitos en los chequeos habituales de gatos, pero existen parásitos de tantos tipos que los síntomas pueden variar mucho y no ser siempre tan evidentes.

Algunas veces los parásitos externos pueden identificarse a simple vista, incluso nosotros mismos podemos revisar si hay presencia de pulgas o garrapatas. Por el contrario, los parásitos internos no son tan fáciles de detectar. Una forma que puede alertar de presencia de parásitos intestinales es la presencia de gusanos o larvas en las heces (o incluso restos en la piel que rodea el ano del gato). En esos casos, el veterinario procederá a solicitar un análisis de heces para determinar qué parásitos tiene el gato.

Algunos síntomas también pueden dar pistas de presencia de parásitos. En el caso de los parásitos externos, el minino puede rascarse o lamerse más de lo habitual y parecer molesto, y en el caso de parásitos internos (especialmente intestinales) puede haber cuadros de diarreas, vómitos, tripa hinchada, decaimiento, falta de apetito, etc.

Pin
Send
Share
Send
Send