Animales

Consejos para evitar que el perro tire de la correa

Pin
Send
Share
Send
Send


Los perros pueden aprender a no tirar de la correa con sencillas pautas, como los premios, ofrecerle un paseo divertido y otras técnicas simples

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 29 de enero de 2014

¿Cómo lograr que el perro no tire de la correa durante los paseos? Esta pregunta resulta un quebradero de cabeza frecuente para aquellos que comparten su vida con uno de los 5,5 millones de canes que residen en España. Sin embargo, lograr que el perro no dé tirones de la correa no es complicado si se siguen algunos sencillos trucos ofrecidos por los educadores caninos. Entre ellos, lograr que el paseo sea divertido para el perro, olvidarse de los castigos caninos, no responder a los empujones, utilizar los premios de comida para que el can no tire de la correa y recordar que el aprendizaje es cosa de dos: el perro y su dueño.

1. ¿Cómo lograr que el perro no tire de la correa? Mejor, juntos

Un truco para el perro no tire de la correa es ofrecerle paseos divertidos para que el can relacione el accesorio con una experiencia positiva

Los perros necesitan aprender cómo andar con la correa canina durante sus paseos por la calle o el parque. Y sin tirones. Como las personas, los canes no nacen sabiendo, y ambos, dueño y perro, deben practicar juntos el modo de pasear juntos sin dar tirones a la correa.

Aprender el modo de pasear con el perro sin empujones es, además, una habilidad básica que la mayoría de canes y dueños necesitan practicar para disfrutar de sus salidas al aire libre. "Aunque lo más sencillo es que el animal practique a caminar sin tirones desde que es un cachorro, un perro adulto adoptado también puede aprender el modo de pasear con correa, sin arrastrar a su dueño", explica la etóloga canina, Lisa Radosta-Huntley.

Los paseos con el perro, en consecuencia, deben ser considerados sesiones de educación canina mientras que nuestro peludo compañero no aprenda a caminar sin estirones. "Los paseos caninos con correa además deben ser cortos y divertidos para el perro", añade la Sociedad contra la Crueldad hacia los animales. El objetivo es que el animal relacione la correa con una experiencia agradable que quiera repetir.

Los perros que tiran de la correa, además, suelen derrochar energía, y en general los zarandeos de la cuerda son señales de que el animal demanda una actividad física. "Una clave para conseguir que el perro no empuje es cansarle antes de utilizar la cuerda de paseo, con juegos caninos en casa o en zonas de esparcimiento cerradas", añaden estos expertos.

2. No responder al perro con otro tirón de correa

No hay que responder con más tirones de correa a los empujones del perro, el animal se estresará y solo agravaremos el problema

Un error frecuente cuando se trata de pasear con el perro con ayuda de una correa canina es responder con más tirones a los zarandeos del can sobre la cuerda. Esta respuesta es, sin embargo, un error en la educación del perro que hay que evitar.

"Los perros aprenden por asociaciones, por lo que cuando estiramos de la cuerda para tratar de que el can se mantenga a nuestro lado, nuestro perro se estresará, y tratará de tirar aún más fuerte", explica la experta en comportamiento canino Turid Rugaas, autora de 'El lenguaje de los perros (Kns, 2013), una de las guías de referencia en esto de la educación canina.

En consecuencia, el perro que recibe un estirón de la correa es habitual que, además, responda con un tirón aún más fuerte la próxima vez.

3. Premios para que el perro no tire de la correa

Los premios son una de las herramientas clave de la educación canina. "Hay que encontrar un premio suficientemente atractivo como para despertar el interés del animal, y la comida canina es, sin duda, un gran aliciente para el can que aprende a caminar con correa", añade Radosta-Huntley.

Unos premios comestibles para el perro utilizado con frecuencia son trozos de salchicha: su fuerte olor resulta un refuerzo muy motivante para el animal. Armarse con una bolsita canina de premios -de esas que permiten amarrarse al cinturón- resultará un aliado en estas ocasiones.

Otros premios que funcionan son los juguetes con el perro, las caricias, las palabras amables con el peludo compañero. Cada perro, como cada persona, es un mundo aparte, y la tarea de un dueño responsable es aprender a descifrarlo.

"El refuerzo positivo, y no el castigo, es el modo más rápido y eficaz de enseñar a un perro cualquier tipo de norma canina, incluida la acción de no tirar de la correa durante el paseo", remacha la experta en comportamiento animal, Karen Pryor, autora del manual 'No lo mates, enséñale' (Kns, 2012)

La clave es ofrecer los premios antes de que el perro tire de la correa, y repetirlos durante los paseos. De este modo, el animal estará pendiente de nosotros, caminará más cerca de su dueño y aprenderá a estar más atento de él.

4. Elegir la correa apropiada para evitar los tirones del perro

¿Cuál es entonces la mejor correa para que el perro no tire durante los paseos? Los expertos en educación canina suelen coincidir al rechazar las correas extensibles: estas tiras caninas no son apropiadas para que el amigo de cuatro patas aprenda a mantenerse cerca de su dueño, y tranquilo, durante el paseo.

La clave es, en consecuencia, acertar al elegir la correa más apropiada para cada can. En este sentido, los arneses caninos son menos agresivos que los collares para anclan la correa, y evitan la incómoda presión en el cuello del peludo compañero, un motivo de estrés canino no poco frecuente entre los perrunos viandantes.

5. Técnicas para que el perro no tire de la correa

Cada maestrillo tiene su librillo en esto de la educación del perro. Y esta máxima también es válida cuando tratamos de aleccionar al can paseante.

El educar canino Ricardo Antón, autor del blog Educando a mi perro, recoge algunas propuestas interesantes para lograr que el perro no tire de la correa en su bitácora. Entre ellas, quedarnos quietos cuando el perro trata de estirar de la cuerda, así como caminar en sentido opuesto durante los paseos, para invitar al can a estar más pendiente de nosotros.

El equipo adecuado

Para empezar deberás hacerte con un buen equipo antes de salir a la calle que permita que ni tu ni el perro os hagáis daño debido a esta situación.

El perro, al tirar de la correa ejerce una tremenda presión en el cuello que puede derivar en complicaciones oculares como es el glaucoma, especialmente en el caso de perros jóvenes. Por este motivo nuestro primer consejo es que adquieras un arnés cómodo y adecuado para él.

Si el perro tira tanto que no puedes con él tu única opción será adquirir un arnés anti-tiro, con él no notarás prácticamente que tu perro está tirando de ti. En la imagen puedes observar el arnés anti-tiro. Infórmate sobre cómo debe estar colocado en el punto de venta elegido. Los resultados te sorprenderán, garantizado. Además, son perfectos para trabajar obediencia y enseñarle a caminar al lado.

Para evitar el dolor en tus manos cada vez que tire fuerte, deberás comprar una correa con una banda acolchada dónde pones la mano. Evita correas extensibles, demasiado finas o de materiales duros. Una vez equipados y listos para la aventura llega el momento clave: empezar a trabajar con el perro.

En la imagen podemos observar el arnés anti-tirones:

Causas que hacen que tu perro tire de la correa

A continuación te explicamos algunas causas que pueden provocar que tu perro tire de la correa. Es muy importante que las identifiques si de verdad quieres solucionar este problema:

  • La primera causa que puede hacer que tu perro tire de la correa es, básicamente, la excitación de salir a la calle para relacionarse con otros perros y descubrir nuevos rastros. Es totalmente normal y comprensible que los perros se emocionen al salir de paseo. Generalmente suelen tirar los primeros 10 o 15 minutos del paseo y luego se relajan.
  • Por otro lado existen perros que tienen energía acumulada que no acaban de quemar. En estos casos debemos revisar las kalorías de el alimento que consume y debemos prepararnos para empezar a practicar ejercicio con nuestra mascota. Es muy importante que cumplamos con este requisito para evitar estrés o ansiedad en nuestro can.
  • Si nuestro perro sufre estrés grave o ansiedad es muy importante ofrecerle bienestar durante el paseo (sin tirones, dejándole olisquar, permitiéndole ejercitarse. ). Este tipo de perros necesitan tiempo extra en los paseos y la utilización de juguetes anti-estrés, en estos casos, desde experto animal, te recomendamos que compres el Kong. No se debe trabajar adiestramiento con un perro que sufre ansiedad, podría agravarse.
  • Finalmente podemos englobar en otro grupo perros que tienen algún tipo de problema ya sea de carácter psicológico o sintomático que solo puede solucionarse acudiendo al especialista.

¿Cómo debe ser el paseo del perro?

Los primeros 5 o 10 minutos del paseo son exclusivamente para hacer las necesidades. En este momento no debemos interrumpir al perro con órdenes ni debemos intentar que "ande a nuestro lado", es importante que le dejemos miccionar tranquilo y sin presión. Pasado este tiempo el perro seguirá orinando con menos frecuencia, al menos durante 15 minutos más.

Después de orinar, lo ideal sería acudir a un pipi-can o a una zona en la que el perro pueda correr sin estar atado. Esta es una de las premisas básicas que nos recomendará cualquier etólogo o educador canino. Evidentemente los perros que salgan corriendo sin obedecer no deben soltarse en lugares sin vallado o protección.

Después de orinar y liberar la energía acumulada, el perro ya está listo para practicar obediencia, caminar a nuestro lado o hacer ejercicio con nosotros.

Consejos para fomentar tranquil >

En muchas páginas web encontramos "trucos" diversos para evitar que el perro tire de la correa pero debemos desconfiar de aquellos que nos sugieran dar tirones fuertes (pueden provocar problemas oculares y respiratorios) o aquellos que no tengan ningún sentido "Lleva a tu perro con la correa corta y detente, luego cambia de dirección. " Si no tienen sentido para ti, imagínate para tu perro.

A continuación te ofrecemos una lista de consejos que te permitirán mejorar el bienestar de tu perro para que se relaje y los paseos sean más amenos y tranquilos:

  • Pasea con tu perro al menos 2-3 veces al día.
  • Deja que tu perro huela sin límite el entorno durante el paseo para que se relaje, aunque se acerque a orines si está debidamente vacunado no tiene por qué sucederle nada.
  • No tires de la correa, déjale libertad.
  • Busca zonas de pipi-can en las que pueda correr.
  • Practica ejercicio y deporte con tu perro.
  • No le riñas, practica el refuerzo positivo.
  • No le castigues, un perro estresado puede empeorar su comportamiento ante los castigos.
  • Ofrécele cariño y apoyo durante el tiempo que suceda esto.
  • Procura que los paseos sean tranquilos y relajados, aprovecha la primera hora de la mañana o la última de la noche.

También es muy importante señalar que debemos evitar algunos errores comunes del paseo ya que eso provoca también malestar en el perro. Tirar de la correa con fuerza, no permitirle olisquear o ofrecerle paseos demasiado cortos son algunos ejemplos.

Enseña a tu perro a caminar junto a ti

Para empezar a trabajar con la correa destensada tenemos que situarnos en un lugar tranquilo y sin ningún tipo de distracciones. Le pondremos al perro su arnés y la correa y empezaremos:

  1. Elige una palabra o sonido para comunicar a tu perro que quieres que ande junto a ti. Generalmente se utiliza la palabra "junto" pero tu puedes utilizar un sonido con la lengua o cualquier otra palabra.
  2. Sitúate de pie con tu perro, espera a que esté tranquilo, sin tensar la correa. Entonces, dile "junto" y dale un pedacito de comida (snacks para perros o frankfurt por ejemplo). Inmediatamente, y sin darle tiempo a tu perro para que se aleje, vuelve a repetir la palabra "junto" y dale otro pedacito de comida. Repite esto entre cinco y 10 veces, el perro empezará a relacionar la palabra con el premio.
  3. Empieza a hacer pequeños pasos desde el punto en el que te encuentras, sigue diciéndole "junto" y premiándole cada vez que acuda a ti.
  4. Ahora es el momento de empezar a andar. Coge una golosina y deja que el perro la huela sin ofrecérsela (con el puño cerrado). Guíale trazando una línea imaginaria con la golosina mientras vas diciendo "junto, junto, junto. ". Antes de que se distraiga dile la órden de liberación "¡Muy bien!" y prémiale con la golosina.
  5. Sigue practicando este procedimiento, cada vez con más y más distancia. La idea es que el perro ande a tu lado siguiendo la comida, pendiente de ti.

Practica esta orden unos 5 o 10 minutos diarios, siempre sin presionar al perro e intentado que lo lleve a cabo por propia iniciativa, no intentes forzarle. Después de la sesión deberás permitir que el perro corra y juegue. No utilices la orden junto para otras situaciones, solamente debes utilizarla durante el paseo para que el perro la relacione correctamente.

Recuerda que los tirones de correa no son efectivos, todo lo contrario, aumentan los niveles de estrés de un perro. Un buen educador canino o un propietario responsable siempre apostará por enseñar a caminar al lado antes que dar tirones de correa a su perro.

1. El perro se distrae con mucha facilidad

Entrena en un lugar diferente en el que no existan distracciones de ningún tipo. Este ejercicio es difícil para los perros (especialmente los adultos) y tienes que empezar en un lugar muy tranquilo en el que puedas controlar las distracciones.

Las distracciones también pueden ocurrir si el premio que le ofreces no es suficiente potente. Hazte con comida más apetitosa como pueden ser pedacitos de frankfurt.

2. Tu perro se vuelve loco cuando sales a pasear

Muchos perros se emocionan cuando sus dueños cogen la correa. Esto es el resultado del condicionamiento clásico, ya que a la mayoría de los perros les gusta mucho salir a pasear.

Sujeta la correa varias veces durante el día, en ocasiones en que no vayas a sacar a pasear a tu perro. Simplemente coge la correa y tenla contigo por un tiempo, ignorando las "locuras" de tu perro. Luego, vuelve a dejarla en el lugar de costumbre y repite el procedimiento varias veces. De esta forma extinguirás la conducta de tu perro.

3. Tu perro salta y ladra antes de que le pongas la correa

La respuesta al problema anterior te ayudará con este problema. Sin embargo, también debes asegurarte de nunca ponerle la correa a tu perro si está muy entusiasmado. Antes de ponerle la correa espera a que se tranquilice, incluso cuando vayas a sacarlo a pasear. No le pongas la correa mientras no se controla.

También puede ser muy útil premiarle cuando esté tranquilo. Debemos reforzar siempre las conductas que nos gusten del perro e intentar evitar los castigos innecesarios.

5. Tu perro tensa la correa aunque está cerca de ti

Si tienes una correa reglamentaria de dos metros, esto es imposible. Quizás estás sujetando mucha correa en tus manos. Dale un poco más de correa a tu perro, que no se sienta atrapado.

Si tienes un perro de raza pequeña (chihuahua, Yorkshire terrier, etc.) o un cachorrito, quizás te resulte más fácil si consigues una correa un poco más larga, por ejemplo de dos metros y medio.

6. No puedes pasear a tu perro sin que tire de la correa

Tu perro todavía no está listo para pasear sin jalar la correa. No esperes que camine perfectamente por la calle cuando todavía está aprendiendo a hacerlo en lugares sin distracciones. Sigue practicando de forma diaria sin agobiarte, algunos perros tardan más en aprender.

Acude a un profesional

Si tu perro está verdaderamente estresado o parece no comprender nada de lo que le enseñas quizás deberías pensar en acudir a un profesional. Los educadores caninos, etólogos o adiestradores te propondran trucos y pautas apropiadas para tu caso y te explicaran todos los detalles que debes conocer acerca de tu perro.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para evitar que el perro tire de la correa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

¿Por qué nuestro perro tira de la correa?

Una de las quejas más habituales entre quienes comparten su día a día con un perro es que su compañero tira de la correa. Situaciones habituales, que no normales, cuando se ha educado al animal desde cachorro en la espera, libre de estrés y tensiones. Los motivos por los que nuestro perro tira de la correa pueden ser múltiples:

Para Gonzalo Trigo, especialista en problemas de comportamiento y en intervenciones asistidas con animales y cofundador de eleducadog.com, uno de los motivos que llevan al perro a tirar de la correa es “que el animal no tenga claro que la correa no es simplemente un tope, sino que es lo que marca su zona de referencia, su zona de confort cuando va caminando con el guía. Al no entender que tiene una zona de referencia, quiere salir, y hasta que no interiorice que su autonomía depende del guía, el perro no dejará de tener expectativas hacia lo que hay fuera”.

Una de las causas por las que nuestra mascota tira de la correa es para comunicarse con otro perro.

Ese deseo de salir fuera de ese zona de autonomía puede ser provocado por numerosos factores de carácter involuntario, como consecuencia de una mala gestión emocional (miedo, estrés, ansiedad, excitación): “en ocasiones, su estado emocional no le permite evaluar que no puede acceder a lo que hay fuera de su círculo de autonomía”.

Marco Moretti, educador canino y fundador de Pelutopia, resume las situaciones habituales que llevan al perro a salir de ese área de confort en cuatro: “el perro tira para llegar a algo que le interesa como un olor, el parque, o comunicar con otro perro, para huir de una situación que les causa miedo, por frustración o, simplemente, porque tirando de la correa consiguen lo que quieren, y consiguiéndolo se auto refuerza la conducta de tirar de la correa, y una conducta que se refuerza tiene más probabilidad de repetirse”.

Por qué enseñar a tu perro a no tirar de la correa

Según Gonzalo Trigo, el problema no es en sí mismo el “tirar de la correa”, sino que el perro no tenga claro lo que es ese círculo de autonomía del que el educador hablaba anteriormente: “la correa no debe ser una herramienta de control de impulsos, es decir, no debe ser una herramienta para que ‘no llegue’ a los sitios, sino que debe ser una herramienta que nos conecte con nuestro perro por si necesita ayuda”.

Cuando le pedimos al educador que indique por qué deberíamos enseñarle a no tirar nos explica que, fundamentalmente, “para que el animal esté cómodo, y para que nosotros también lo estemos, sin que se genere frustración para ninguna de las dos partes durante los paseos sino, por el contrario, bienestar”.

Por su parte, Moretti comparte esa necesidad de generar bienestar en los paseos –“un paseo de calidad necesita ser agradable y relajante tanto para el perro como para el cuidador”–, y añade que es importante que enseñemos al can a no tirar de la correa porque esto podría tener consecuencias físicas para el perro por la tensión del dispositivo cuando se utilizan collares en lugar de arneses: “el cuello es una parte muy sensible y la presión de un collar debida a la tensión de la correa puede resultar perjudicial por daños a tráquea, tiroides, etcétera”.

Por ello, el educador canino insiste en la necesidad de establecer una buena comunicación, con el objetivo de “evitar conflictos entre el perro y el humano, disfrutar plenamente de cada paseo, y salvaguardar la salud del animal”.

Video: Adiestramiento Canino Enséñale a No Tirar de la Correa en 5 Minutos (Octubre 2021).

Pin
Send
Share
Send
Send